Results for tag "social"

LA COMPRENSIÓN SOCIAL, modelos de conducta.  

La comprensión social es la capacidad de una persona para comprender los puntos de vista de los demás, y cada día es más necesaria, para no caer en la incomunicación en la que estamos cayendo cada vez más en nuestra sociedad.

Para que las personas desarrollemos la capacidad de entender a los demás necesitamos contar con una serie de habilidades:

1- La capacidad de comprensión de los pensamientos (lo que el otro piensa, incluyendo lo que sabe y sus intenciones), preguntando y no interpretando.

2-  La capacidad de comprensión de las emociones (lo que el otro siente), dejando que nos lo exprese si puede, dándole ejemplos si le cuesta.

3-  La capacidad de comprensión de las percepciones del otro (lo que el otro ve y oye), sin cuestionar sus intenciones.

4-  El conocimiento de cómo es, según él mismo y respetándolo, ya que nuestras creencias son increíblemente poderosas.

El vivir un suceso como un éxito o como un fracaso depende de nuestra valoración interna. Dependiendo de esta valoración, nuestra autoestima se verá afectada en mayor o menor grado. Si nuestros modelos de conducta son demasiado severos, nos sentiremos defraudados con nosotros mismos.

Los pasos que hay que seguir para examinar y modificar los modelos de conducta son los siguientes:

1.-Pensar en un área en la que se hayan experimentado éxitos y fracasos.

 2.-Expresar de forma clara y concreta qué se considera un éxito y qué un fracaso. ¿Existe un término medio?

3.-¿Con qué frecuencia se alcanza lo que considera un éxito para cada uno?, ¿un fracaso?, ¿el término medio?, ¿qué sentimientos se experimentan?

4.-¿El sentirse mal con demasiada frecuencia? Si no es ése el caso, se sentirá uno, probablemente cómodo con sus modelos. En este caso, se pasa al punto siguiente.

5.-Pensar acerca de la forma en que se podrían modificar esos modelos. Se podría cambiar la forma de definir el éxito, de modo que se pudiera sentir uno bien más a menudo, o bien rebajar el listón del fracaso y crear una zona intermedia más amplia.

6.-Observar las autoafirmaciones que se hace uno así mismo. Los propios pensamientos deberían hacer que uno se sintiera mejor ante los éxitos, normal ante hechos que podrían encuadrarse en la zona intermedia de valoración, y mal (pero sin desmoronarse) cuando nuestro comportamiento haya sido negativo.

Debemos darnos cuenta, que la cosa mas fácil para un ser humano es equivocarse, cuando además no llevamos un claro entrenamiento en ese área y por lo tanto asumimos que siempre se puede mejorar con mas aprendizaje, y así aumentar nuestros niveles de tolerancia a la frustración, ante nuestros errores y poder sobrellevar dichos errores con mas tranquilidad y convencimiento de superación, evitando “zambullirnos” en nuestros fracasos, ya que nuestro cerebro se cree aquello que pensamos muchas veces y luego nos juega malas pasadas al considerarlo verdadero, sin serlo, o siendo sólo una parte, evitemos la sobre-generalización como distorsión cognitiva.

LA COMUNICACIÓN , ALGO MAS QUE SOLAMENTE HABLAR

              La función más básica del volumen de la voz al hablar consiste en hacer que un mensaje llegue hasta un oyente potencial. Un volumen alto de voz puede indicar seguridad y dominio. Sin embargo, hablar demasiado alto (que sugiere agresividad, ira o tosquedad), puede tener también consecuencias negativas, la gente podría marcharse o evitar futuros encuentros. Los cambios en el volumen de voz pueden emplearse en una conversación para enfatizar puntos. Una voz que varía poco de volumen no será muy interesante de escuchar.
                 La entonación sirve para comunicar sentimientos y emociones. Unas palabras pueden expresar esperanza, afecto, sarcasmo, ira, excitación o desinterés, dependiendo de la variación de la entonación del que habla. Una escasa entonación, con un volumen bajo, indica aburrimiento o tristeza. Un tono que no varía puede ser aburrido o monótono. Se percibe a las personas como más dinámicas y extravertidas cuando cambian la entonación de sus voces a menudo durante una conversación. Las variaciones en la entonación pueden servir también para ceder la palabra. En general, una entonación que sube es evaluada positivamente (es decir, como alegría); una entonación que decae, negativamente (como tristeza); una nota fija, como neutral. Muchas veces la entonación que se da a las palabras es más importante que el mensaje verbal que se quiere transmitir.

         La fluidez ayuda a evitar las vacilaciones, con falsos comienzos y repeticiones que son bastantes normales en las conversaciones diarias. Sin embargo, las perturbaciones excesivas del habla pueden causar una impresión de inseguridad, incompetencia, poco interés o ansiedad. Demasiados periodos de silencio podrían interpretarse negativamente, especialmente como ansiedad, enfado o incluso una señal de desprecio. Expresiones con un exceso de palabras de relleno durante las pausas ( por ejemplo, “ya sabes”, “bueno”, etc.) o sonidos como “ahh” y “ehh” provocan percepciones de ansiedad o aburrimiento. Otro tipo de perturbación incluye repeticiones, tartamudeos, pronunciaciones erróneas, omisiones y palabras sin sentido. La claridad a la hora de hablar es importante. Si se habla arrastrando las palabras, a borbotones, con un acento o vocalización excesivos, uno se puede hacer más pesado a los demás.

              La velocidad hay que controlarla ya que hablar lentamente puede hacer que los demás se impacienten o se aburran. Por el contrario, si se hace con demasiada rapidez, uno puede no ser entendido.

             El tiempo que uno se mantiene hablando es un elemento importante para la comunicación. El tiempo de conversación de una persona puede ser problemático por ambos extremos, es decir, si apenas se habla como si habla demasiado. Lo más adecuado es un intercambio recíproco de información.

          El contenido de lo que se habla se emplea con una variedad de propósitos, como, por ejemplo, comunicar ideas, describir sentimientos, razonar y argumentar. Las palabras empleadas dependerán de la situación en la que se encuentre una persona, su papel en esa situación y lo que está intentando lograr. El tema o contenido del habla puede variar en gran medida. Puede ser íntimo o impersonal, sencillo o abstracto, informal o técnico. Algunos elementos verbales que se han encontrado importantes en la conducta socialmente habilidosa han sido, por ejemplo, las expresiones de atención personal, los comentarios positivos, el hacer preguntas, los refuerzos verbales, el empleo del humor, la variedad de los temas, las expresiones en primera persona, etc.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies